juntaversos

Taller de poesía


Deja un comentario

Saúl Ibargoyen – Presentación

Saúl Ibargoyen un uruguayo radicado en México, poeta, narrador, docente, militante. Fue uno de los fundadores de Asesur, la Asociación de Escritores de Uruguay.

Con tantos títulos editados, 70 por lo menos, se hace difícil presentar a Saúl y su obra.

Menos mal que me acotó bastante la intervención, me encargó presentar un solo volumen. Pero qué. Un solo libro que además es una antología y para empeorarla no tiene nada que ver con su mirada íntima, su erótica mía, sus emociones y desilusiones y afectos muy intensos. No. Es una antología personal de poesía militante que abarca desde 1958 hasta el 2014. Recopila sus poemas “sociales” ya publicados y me atrevería a decir con algunos retoques, actualizando un verso aquí una palabra allá, por ejemplo en el que inicia  El escriba otra vez, cuando introduce, como un cronista atento y dolido, Ayotzinapa lo que inmediatamente nos remite a los 43 estudiantes desaparecidos.

Una hermosa edición argentina con prólogo de Jorge Boccanera quien comenta “que es una escritura vibrante por la libertad” y que “su poesía es una exploración constante, desde ángulos diversos a los incontables universos de cada día”.

Poemas sociales, poemas políticos, poemas llenos de humanismo. Saúl arremete con el orden pre establecido y le pega con rabia, con argumentos, posicionándose en el papel del poeta que además de amores, desgarros, que le dan materia prima para su creación, doliéndose o exaltándose con sus propias peripecias, se planta y como Terencio clama que nada en el mundo le es ajeno. Y se compromete. Esos poemas seleccionados a partir de libros ya publicados, así cobran más sentido. Es como si Guernica de Picasso  junto a los trabajos de Goya, y los versos del Vallejo lacerado por la Guerra Civil española se hubiesen conjuntado y gritaran su dolor por el mundo que se nos va de las manos. Que se nos va pero que tozudamente con la denuncia de las atrocidades, mantiene en sus versos un esperanzado llamado a la paz, a la posibilidad de vivir en una sociedad mejor y como señala el prologuista, es un canto a la libertad. No le es ajena la historia ni los líderes ni los que revolucionaron el pensamiento en teoría y praxis. Dice en elBorrador para un poema a Carlos Marx: “ un hombre con ropas cansadas camina sencillamente por las duras calles –que suponemos húmedas – de Londres. Debajo de su barba dispuesta para sólidos retratos silenciosa ante los hijos muertos deshecha en el taller generoso de las revoluciones. la corbata anuda una flor solidaria y un corazón trabaja bebiendo las voces de Europa las miserias y luchas totales que explican y cambian el mundo”.  Y le dedica un poema al ché y otro a Lenin, a Hiroshima, increpando al presidente de los EEUU, Harry Truman: “y es curioso que el señor Harry Truman también haya fallecido en Hiroshima City o en Nagasaki City – dos ciudades gemelas en el dolor- adonde todavía tanta carne quemada lo recuerda”.

Y aquí una reflexión.  ¿Es lícito que un poeta, encare entre sus obras también los temas que hacen a la política?

Neruda en plena segunda guerra mundial le cantó a la epopeya de una de las batallas más determinantes para la derrota del nazismo: “Yo escribí sobre el tiempo y sobre el agua, describí el luto y su metal morado, yo escribí sobre el cielo y la manzana, ahora escribo sobre Stalingrado”

Roque Dalton y sus poemas es otro ejemplo más cercano, de poesía militante.

Creo que sí. En el sentido gramsciano del intelectual comprometido con su tiempo y con la humanidad. Claro que son opciones. Yo siempre apelo al pobre BB que concebía sus piezas teatrales como espectáculo pero también como un sacudón en los asientos del espectador. Capaz que nos remontaríamos a escritores como Tolstoi que escribió La guerra y la Paz y nadie osa poner en tela de juicio que era un alegato a favor de los hombres.

Bueno, Saúl le puso título a la presentación. Cantar pa’ delante. De eso se trata. Si habrá que cantar. Cantar para avanzar aunque haya retrocesos en este camino hacia la liberación definitiva.

Muchas gracias.

Betty Chiz

Anuncios


2 comentarios

CADÁVER EXQUISITO – JUNTAVERSOS 12/AGO/15

Puedo escribir con desnuda mano el color de calzones escondidos
Sombra que viniera desde la sombra
La montaña de polvo planetario jugará con los postes de los cielos inferiores
Canta el silencio su nota en lamento
Antorchas remueven los espejos de la sombra
Los dientes del tiempo erosionan los diamantes
En el resquicio de las eras la rabia del linaje pulveriza el devenir infrahumano de la tierra.
.
Saúl Ibargoyen, Rodolfo Rodríguez Jurado,Roberto Lizárraga,Hilda Herevia,
Takeshi López, César González y Juan Carlos Castrillón
JUNTAVERSOS 12/AGO/15
.
Cadaver Exquisito: Juego poético realizado colectivamente por los surrealistas y cuyo nombre deriva de la primera frase obtenida por ese mecanismo:Le cadavre exquis boira le vin noveau.Cada persona agrega una o más palabras ignorando las que colocan los otros y siguiendo el desarrollo gramatical lógico:primero un sustantivo, luego adjetivo, verbo, complementos.
Definición tomada de Antología de la Poesía Surrealista de Aldo Pellegrini.


Deja un comentario

SAÚL IBARGOYEN – “AL HOMBRE NUEVO LO ESPERA LA TOTALIDAD CÓSMICA” – ENTREVISTA elMontevideano

Esta nueva entrevista realizada a Saúl Ibargoyen (Uruguay, 1930), una figura ya cardinal en la literatura contemporánea, intenta sondear en la cosmovisión del poeta como pensador recientemente inmerso en el fecundo diálogo flosófico unificador que se viene incrementando en un siglo XXI entre los defensores de la paz y las prospectivas luminosas que resisten atrincheradas contra el desbocamiento del consumismo salvaje.
_________________________
 
¿Cuál sería el primer balance que podés hacer sobre tu participación como místico ateo en el encuentro sobre religión, ciencia y paz que organizó recientemente una universidad católica mexicana?
Fue una experiencia infrecuente para mí. En ese encuentro, planteado con espíritu abierto y en un espacioso marco de tolerancia y respeto, se reunieron personas de indudable solvencia intelectual. En dos largas sesiones realizadas en un mismo día, escuchamos ponencias, si bien centradas en el tema de la relación entre ciencia, religión y paz, desde diversas perspectivas ideológico-religiosas: budismo, cristianismo (católicos y coptos), judaísmo, islamismo, creencias prehispánicas en México. Fui invitado como místico ateo atraído por los fenómenos religiosos en relación con la creatividad poética y con algunos aspectos del capitalismo de hoy, lanzado a la  conquista del poder mundial. En cuanto a la ciencia, solo expuse que se define por su aplicación, lo que es una postura sin duda ideológica. Es obvio que hablar de ciencia significa también referirnos a la tecnología. Ambas son casi propiedad exclusiva de las grandes potencias. En resumen, como primer balance, digo que aprendí mucho, pues dentro de la diversidad aparecieron no pocos puntos en común. La lucha por la paz, el más evidente.
_________________________
Últimamente has manifestado que el ateísmo, en tu cosmovisión, tendría otro nombre. ¿Cómo lo denominarías?
Sí, es tema de delicadezas y sutilezas de trato. Los términos “ateo” y “ateísmo”, desde mi punto de vista, presuponen la posibilidad de que existan dioses, divinidades, fuerzas decisorias e inexplicables que mueven el mundo, y que hasta se introducen en la Historia, etcétera. En mí, en cuanto místico ateo, no se trata de negar nada sino de asumir un vacío. Si no creo en un dios, v.g., ¿para qué negarlo? Contradictoriamente, ese vacío es en verdad lo que llamaría –si fuera un filósofo alemán- “la totalidad” (Gesamtheit), de la todos venimos y en la que nos disolveremos de modo impersonal. Como hay mucho de azaroso en esa disolución, alguna molécula perdida, que formaba parte de mi piel de niño, tal vez choque con otra, expulsada por la muerte de uno de los muchos cabellos extraviados, al amparo de un núcleo de galaxias asentado en cualquiera de los “infinitos universos existentes” (Stephen W. Hawking). En cuanto a nombrar de otra manera al ateísmo, que pienso es necesario, resulta tarea muy compleja, en parte por el peso histórico del término; en parte porque bautizar esa modalidad de pensar / sentir referida a la materia / energía que siempre ha estado y permanecerá eternamente, implica un vasto conocimiento antropológico y literario que yo no poseo. Si bien existen pequeñas iluminaciones expresadas en un equilibrio circunstancial entre el individuo comunitario y la “Gesamtheit” (cuando tú te buscas en la tersura de la hierba o en el color de una hormiga roja o en los rumores que expresa la noche), los tres tiempos del tiempo discurren rutinariamente, a diferentes velocidades biológicas, anímicas y sociales. En lo personal, dichas pequeñas iluminaciones están vinculadas con los impulsos de creatividad poética, que permiten al yo impermanente diluirse por momentos en sus propias verbalizaciones. En fin, me atrevería apenas a sugerir un término como “Totalismo”.
_________________________
Me gustaría que esta pregunta fuera contestada por tu poeta heterónimo, Muhammud Ibn Al-Mahad. ¿Qué nos sucede durante la contemplación del esplendor numínico de la Amada?
Mi heterónimo Muhammud Ibn Al-Mahad escribió por mi mano los “Cantos a la amada”. Al participar de la vida del beduino, tuvo mil ocasiones de percibir la eternidad en los espacios soleados, solitarios y movidos del desierto, pero asimismo en la dimensión sin término de un grano de arena. De seguro, Al-Mahad tenía alta conciencia de su sitio transitorio en la “Gesamtheit”, aunque la presencia-ausencia de la amada significara el puente de unión entre su persona trashumante y los mundos que él veía trasladarse sin cesar por el inalcanzable cielo nocturno. Se dice que llegó a reflexionar sobre los trozos de sombra luminosa que las galaxias dejaban caer entre las viajeras patas de su camella. La amada como un puente pero también como un camino de riesgo, un rumbo vacilante, un aroma en la tienda sin nadie, un húmedo calor en la boca del poeta, un resplandor que modifica su sustancia según los ojos de quien lo contempla.
_________________________
Una de las denuncias que embanderan al elMontevideano Laboratorio de Artes desde el rodaje de Jesús de Punta del Este es: El consumismo salvaje es capaz de incendiarnos la fe para vender tristeza. ¿Cómo vivís el ejercicio de la fe en el Hombre Nuevo en esta América todavía tan caotizada por el cambalachismo?
Tener fe es creer sin conocer. La gestación, nacimiento y desarrollo del Hombre Nuevo serán mucho más difíciles, más dolorosa / os y sangrienta / os de lo que hoy podemos imaginar. La voracidad del capitalismo salvaje organizada como imperio no tiene ni tendrá otro objetivo que superar su crisis terminal (que recién inicia) en función de un dominio mundial, con o sin guerras nucleares. En realidad, parecería que en estos días se está escribiendo un enorme certificado de defunción para miles de millones de terrícolas. Y los socios locales o regionales del imperio quieren hacer buena letra, se llamen oligarcas, burgueses de varia medida y hasta ciertas capas medias, gobernantes dizque progresistas o socialdemócratas o de centro izquierda. Vivimos desde hace tiempo en una realidad social desideologizada, cambalachesca, casi castrada espiritualmente, enferma de tanta ingesta neoliberal, de tanta perversa exaltación del individualismo mezquino, de tanta droga como sostén del sistema, de tantas matazones, de tanto sexo zoologizado y mercantilizado, de tanta apropiación por despojo, de tanta alienación que lleva a que las relaciones humanas se den a través de las cosas (Marx), de tanto consumismo de lo banal como finalidad última, etcétera. Pero la lucha por la dignidad y la justicia social existe, como existe la lucha de clases. El Hombre Nuevo, impensable sin la integración latinoamericana en la que participen gobiernos avanzados y pueblos enteros, demorará en nacer, pero lo hará como los grandes héroes de la antigüedad: de pie y completo. La Totalidad lo espera.  


Deja un comentario

APRENDIZAJE DE PLAYA -JOAO RÍOS-ESPAÑOL Y PORTUGUÉS

Versión al español: Ulises Paniagua

.

Por anhelar mayor altura

yo era alquitrán de fuego suplicando

en la playa mejores cuidados

y entre giros de duda

los ojos aterrizaban

en el rastro de diosas prometidas

que se bañaban

ocultando sus misterios

sin mancha ni daños

en sus diminutos bikinis

.

.

Aprendizagem balnear

por desejo de mais altura

era tarrote de fogo ciscando

na praia o melhor quinhao

e entre volteios de dúvida

os olhos poisavan

no rastro de prometidas deusas

que se banhavam

ocultando seus segredos

sem mácula ou estrago

em minúsculos biquinis

Joao Ríos


Deja un comentario

LA POESÍA ES UN ARMA QUE HUMANIZA – JUAN CARLOS CASTRILLÓN

una y otra vez se comprueba que el pueblo y los pensadores y poetas son como un barril de pólvora, cargado de espíritu y fuerzas creadoras y destructivas . Y esto nos lleva a creer en la existencia de energias latentes, atesoradas, inclusive cuando el pueblo ha caído a su más bajo nivel.
Gustav Landauer, La Revolución
.
La poesía transforma la realidad. Todos los grandes revolucionarios lo han sabido: La poesía transtorna la realidad. Por eso Martí, Marx, Mao, HoChi Min, el Che, Roque Dalton, Otto René Castillo, y Mario Payeras escibieron poemas: para consolar al que sufre, para animar al que lucha, para herir o para curar, para reconstruir la dignidad humana. La poesía es la ciencia del misterio individuado, la regeneración del ser; la rítmica realización de nuestro espíritu, la revolución del limitado raciocinio: el eslabón consciente entre la carne y los sueños.
La poesía no es un ornato banal. No es adorno para adular, congraciar, o complacer a los “poderosos” ; los que así la utilizan degradan su escencia, prostituyen su propia sangre, debilitan su humanidad hasta la inevitable desintegración, esa es la forma trasgresora en que la Nada impone su decadencia.
La poesía, cuando es verdadera, es la óptima herramienta de introspección personal, para analizarnos, para comprendernos homestamente.
La poesía es un arma. Un arma que construye la esperanza.
¿Y el poeta?
El poeta es el ser individuado que nutre humanamente su conciencia para cantar los sueños.
¿Cuantas voces habitan a un poeta?
Un poeta es un pueblo entero.
Juan Carlos Castrilón


Deja un comentario

LUNA MESTIZA – POEMA DE ROSALBA HIMURA

La noche se descalza

en el desierto de

mis venas.

Su osadía de caña

desnuda mi cabello,

mientras el sueño

me abandona

como un hijo muerto.

La luna llena

canta su rumor de lago

en mi memoria híbrida

y al ruido de tu sangre

se disipa la timidez

de mi falda.

La sonrisa nocturna

del cielo

peregrina por los mundos,

esos mundos que recorres

sin mí, con los tuyos.

Nube de la noche

¿qué estalla en mi

carne

cuando llegas?

En este azul de aguacero

tu lengua de serpiente

acrecienta mi luna mestiza

flor de agua

que derr-amas

en tus dedos de araña.

Rosalba Himura

Nacida en la ciudad de México: Lic. En Sociología por la UAM-Xochimilco. Narradora oral en diferentes foros de México. Antologada en “Árbol en llamas”, “Antología Internacional de Mujeres Poetas, Grito de Mujer 2014”, Poiética 4 CCH Naucalpan. Ponente en INER, Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”, La Salle, SEP Gob. Federal, I.S.S.S.T.E, INAH, Universidad autónoma de Baja California, Escuela Normal de Especialización, Universidad Pedagógica Nacional, SSA, entre otros.Alumna de los poetas: Dolores Castro, Saúl Ibargoyen, Manuel Pérez Petit y Juan Castrillón Soto.


2 comentarios

JUEGOS Y BATALLAS – RAYMUNDO MANZANÁREZ

I.- Mis juegos

En el límite externo
de tu oído interno
hago una danza,
yo: Lengua.
En la punta de tu nariz
me columpio,
yo: Labios.
Sobre tu talle
patinan mis dedos descalzos,
yo: manos.
Para castigar
mis travesuras
me devoras rabiosa
¡Qué desmedido castigo
para un ser tan “pequeño”!
¡Tan indefenso!

II.- Primera batalla

Tu “boca desdentada” me muerde
una y otra vez, Impiadosa,
quiere arrancarme la piel;
mi cabeza se inflama por el castigo,
encendida en ira, acomete,
quiere traspasar tu ”garganta”.
Repito el ataque furioso,
hasta estremecerte;
sé que perderé la entereza
pero, antes de inclinar la cerviz,
arrojo fúrico mi ponzoña en tu boca.
Débil emprendo retirada.
No estoy derrotado,
volveré pronto
para golpearte de nuevo,
hasta hinchar tus entrañas
para que se abran
cuando mi veneno
se magnifique en tu interior.

III.- Tus juegos

Alrededor de mis tetillas
realizas una ronda,
tú: Dentadura bailarina.
Juegas a ensanchar
mi cuello a tirones,
tú: Dentadura ventosa.
Escarbas mis hombros de arena
para construir
castillos con mi piel,
tú: Dentadura pala.
Ante tus traveseos
no encuentro más respuesta
que pedir: Castígame de nuevo.

IV.- Segunda batalla
Soy una bestia indómita,
me asaltas,
te prendes a mis costados,
cabalgas, me fustigas;
me revuelvo con brío;
aflojas la presión.
¡Te derribo!
Ahora tú eres la bestia,
yo el amo,
el que abre y marca tu piel
con el hierro,
el que te azota con la vara.
te doy tanta carga
que pujas, gimes y lloras
sacudida por el castigo.
Cuando no puedo azotarte más
me retiro,
satisfecho de haber vencido.

V.- Nuestros juegos

Nuestras niñas
hacen una caravana
e inician el baile
a un ritmo desconocido,
lento, voluptuoso,
irrepetible y sereno,
luego perezosas se acuestan
en las hamacas de nuestros párpados,
nosotros: Ojos.
tus dedos se entretienen
en peinar mis cejas,
los míos…
en modelar tu figura,
nosotros: Manos.
Recorremos
nuestros pliegues en puntas,
aspiramos nuestras hondonadas,
resoplamos sobre nuestros cuellos,
nosotros: Narices.
Nuestros vellos se erizan,
nuestros rostros se encienden,
nos invade el calor,
¡Estamos prestos
para la batalla!
Nosotros: Cuerpos.

VI.- Nuestra batalla

Yo soy río desbordado
que te orada con furia;
tú, tierra que me absorbe,
que me consume.
Yo, roca sembrada en ti,
detengo el fluir de tus olas;
tú, mar, a fuerza de envolverme,
de ahogarme, de golpearme
aniquilas mi filo,
esfumas mis aristas.
Soy alacrán,
entierro mi aguijón en tu vientre.
Eres viuda negra,
absorbes mis entrañas.
Me vacías, te inundo.
Te golpeo, me estrangulas.
Te apuñalo, me aprisionas.
Te oprimo, me exprimes.
Me hinchas, te desgarro.
Me secas, te inflamo.
Tú y yo combatimos
más allá de la convulsión,
de las estructuras,
de la mezcla, de la fusión,
hasta estallar…
Jugando al Big Bang.

Raymundo Manzanarez

+Poemas