juntaversos

Taller de poesía


2 comentarios

SOBRE LA DUDA DIVINA III – CÉSAR GONZÁLEZ

No alcanza a comprender mi pensamiento

que seas omnipotente e infinito,

el todo, los silencios y lo escrito.

No llena el corazón tal sentimiento.

Tu nombre no pronuncia más mi aliento

porque te despedazas como un mito

¿puedo acusarme, entonces, del delito

de en mí desvanecerte como el viento?

Mi mente se debate en sensaciones.

Las dudas son en mi alma como cierzos

y agujas aceradas las cuestiones:

si con palabras formas universos

y yo no pude hallarte en oraciones

¿cómo podré encontrarte entre mis versos?

CÉSAR GONZÁLEZ

César Guadalupe González González (México, D. F. 15 de mayo de 1980) es egresado de la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas de la U.N.A.M. FES Acatlán. Ha impartido talleres sobre poesía y cuento en actividades comunitarias y ha realizado diversos proyectos culturales. Colabora en publicaciones electrónicas especializadas en cine, arte, historia y poesía. Forma parte del taller de poesía Juntaversos, encabezado por el poeta uruguayo-mexicano Saúl Ibargoyen.

Anuncios


Deja un comentario

UNA TRADUCCIÓN NO ES OSCURA – THOMAS ALBORNOZ NEVES – TRADUCCIÓN DEL PORTUGUÉS POR ULISES PANIAGUA

Versión del portugués al español: Ulises Paniagua

Traducir no es transcribir, es transpensar
Josué Sansón

Traducir poemas al portugués, en mi caso, siempre fue una actividad inherente a la lectura. Trabajo sobre versos para leerlos mejor y así, de manera indirecta, acercarme y acercar a un poeta que escribió repitiendo etapas formales de su educación literaria. No pretendo traducir un poema de forma literal. Dependiendo del caso, me permito pequeñas libertades. Muchas veces me parece que para aproximarse a un verso desde el original debo apartarlo de sí. Es cierto que cuanto más aparte se está de la frase o del verso, con más literalidad se aproxima uno a él. El verso libre puede ser traducido de manera literal, en cuanto que los versos medidos deben ser re-creados. Digo esto porque para mí escribir poemas es una actividad lenta y minuciosa que rara vez se resuelve con facilidad. Dicho mejor, hay en mi escritura, de manera general cuando un poema inicia o acaba, instantes de inesperada claridad alejados por una larga y trabajosa gestación. Es natural, por lo tanto, que yo pretenda traducir poemas que guarden distancia de la prosa, que tengan versos concisos, como si esa reducción de medios pudiese –a pesar de una falsa impresión- condensar la potencia de la poesía. Hablo por afinidad más en la dirección de Ungaretti, Montale o Emily Dickinson, que de poetas como Michaux o Pound, por citar algún ejemplo.
Por otro lado, refiriéndome al poeta aquí abordado, explorar un idioma a través de la traducción de poemas, es un refinamiento que en el caso de Wang Wei no se puede experimentar. No leí a este clásico desde su original. Solamente tuve acceso a él a través de versiones en español, italiano, francés, inglés, y evidentemente, mi propio idioma (portugués). De modo que, para re-componer mi versión acerca de Wang Wei, estoy obligado primero a esbozar un borrador basado en lo que cada una de esas versiones, en diferentes idiomas, posee en común. Identifico también dónde los traductores fueron fieles u osados. Para dar un ejemplo, Haroldo de Campos es tan vivo y tan creativo como traductor/poeta en su “Escrito sobre jade”, que no puedo citarlo como fuente, una vez que sus soluciones son originales en sí mismas. En los casos en que la traducción es hecha a cuatro manos en colaboración de un nativo del idioma, generalmente un profesor de literatura china, es fácil notar cuánto de la improvisación del autor es inhibida por estar comprometida a buscar la literalidad superficial, que muchas veces sólo restringe su versión a una mera pieza narrativa.
Lo interesante de re-escribir un poema a través de ideogramas en sus más variadas versiones –desde literales hasta las más logradas-, es que da margen para crear un poema nuevo que remite a su sentido original, pero que no encuentra palabras específicas para reflejarlo. Así que para traducir ideogramas nunca es demasiado re-crearlos, no sólo desde un idioma, sino desde un lenguaje. En otros términos, la sensibilidad poética del traductor debe reconocer y aprender de la sensibilidad poética de un autor para intentar encarnarla. Escribir otro poema con la misma poesía.

ULISES PANIAGUA

Narrador, poeta, videasta y dramaturgo. Ha publicado tres poemarios: Del amor y otras miserias (Fridaura, 2009), Guardián de las Horas (Eterno femenino, 2012), y Nocturno imperio de los proscritos (Sediento Ediciones, 2014, Enciclopedia de las Letras Mexicanas, INBA, CONACULTA-FLM); y tres libros de cuentos Patibulario, cuentos al final del túnel, (Mutibilda, 2011), Nadie duerme esta noche (Fridaura, 2012), e Historias de la ruina (Sediento Ediciones, 2013, Enciclopedia de las Letras Mexicanas, INBA, CONACULTA-FLM); así como los CDs sonoro-poéticos Cuadriversiones y Clandestinos y nocturnos (Colectivo Pena Ajena, 2013 y 2014).

Su obra ha sido divulgada en diversas antologías, revistas y diarios nacionales e internacionales, incluyendo la revista El búho, Círculo de Poesía y la revista Editorial Jus. Ha sido publicado en la Academia Uruguaya de Letras; así como en España, Italia, Perú, Cuba, Venezuela, Argentina y Costa Rica. En el 2007 recibió mención honorífica en el Concurso Nacional de Cuento Criaturas de la Noche. En el 2008 fue incluido en la antología de Poesía Latinoamericana Giulia Gonzaga (Italia), y en el 2014, en la antología española Poetas del siglo XXI. Ha sido traducido al inglés y al italiano. En los concursos interpolitécnicos de teatro recibió cinco premios, incluyendo mejor dramaturgia. En el 2011, con su colaboración literaria en las coreografías de grupo Kanga, obtuvo el primer lugar en el concurso nacional televisivo de España, Tú sí que vales. Se ha presentado, por invitación, en el Palacio de Bellas Artes de México, FIL de Minería y FILIJ de Guadalajara. Es conductor de radio en la cápsula Arquitectura literaria, del programa Jazz Arquitectónico (1670AM), de Radio Anáhuac. Ha impartido talleres sobre cine y literatura, por parte de CONACULTA, UAM, y Fundación René Avilés Fabila. Becario de CONACYT para un programa de Maestría, con la tesis “Memoria poética en la arquitectura de la Ciudad de México” (2014-2016). Correo electrónico: sesilu7@yahoo.com.mx


2 comentarios

JUEGOS Y BATALLAS – RAYMUNDO MANZANÁREZ

I.- Mis juegos

En el límite externo
de tu oído interno
hago una danza,
yo: Lengua.
En la punta de tu nariz
me columpio,
yo: Labios.
Sobre tu talle
patinan mis dedos descalzos,
yo: manos.
Para castigar
mis travesuras
me devoras rabiosa
¡Qué desmedido castigo
para un ser tan “pequeño”!
¡Tan indefenso!

II.- Primera batalla

Tu “boca desdentada” me muerde
una y otra vez, Impiadosa,
quiere arrancarme la piel;
mi cabeza se inflama por el castigo,
encendida en ira, acomete,
quiere traspasar tu ”garganta”.
Repito el ataque furioso,
hasta estremecerte;
sé que perderé la entereza
pero, antes de inclinar la cerviz,
arrojo fúrico mi ponzoña en tu boca.
Débil emprendo retirada.
No estoy derrotado,
volveré pronto
para golpearte de nuevo,
hasta hinchar tus entrañas
para que se abran
cuando mi veneno
se magnifique en tu interior.

III.- Tus juegos

Alrededor de mis tetillas
realizas una ronda,
tú: Dentadura bailarina.
Juegas a ensanchar
mi cuello a tirones,
tú: Dentadura ventosa.
Escarbas mis hombros de arena
para construir
castillos con mi piel,
tú: Dentadura pala.
Ante tus traveseos
no encuentro más respuesta
que pedir: Castígame de nuevo.

IV.- Segunda batalla
Soy una bestia indómita,
me asaltas,
te prendes a mis costados,
cabalgas, me fustigas;
me revuelvo con brío;
aflojas la presión.
¡Te derribo!
Ahora tú eres la bestia,
yo el amo,
el que abre y marca tu piel
con el hierro,
el que te azota con la vara.
te doy tanta carga
que pujas, gimes y lloras
sacudida por el castigo.
Cuando no puedo azotarte más
me retiro,
satisfecho de haber vencido.

V.- Nuestros juegos

Nuestras niñas
hacen una caravana
e inician el baile
a un ritmo desconocido,
lento, voluptuoso,
irrepetible y sereno,
luego perezosas se acuestan
en las hamacas de nuestros párpados,
nosotros: Ojos.
tus dedos se entretienen
en peinar mis cejas,
los míos…
en modelar tu figura,
nosotros: Manos.
Recorremos
nuestros pliegues en puntas,
aspiramos nuestras hondonadas,
resoplamos sobre nuestros cuellos,
nosotros: Narices.
Nuestros vellos se erizan,
nuestros rostros se encienden,
nos invade el calor,
¡Estamos prestos
para la batalla!
Nosotros: Cuerpos.

VI.- Nuestra batalla

Yo soy río desbordado
que te orada con furia;
tú, tierra que me absorbe,
que me consume.
Yo, roca sembrada en ti,
detengo el fluir de tus olas;
tú, mar, a fuerza de envolverme,
de ahogarme, de golpearme
aniquilas mi filo,
esfumas mis aristas.
Soy alacrán,
entierro mi aguijón en tu vientre.
Eres viuda negra,
absorbes mis entrañas.
Me vacías, te inundo.
Te golpeo, me estrangulas.
Te apuñalo, me aprisionas.
Te oprimo, me exprimes.
Me hinchas, te desgarro.
Me secas, te inflamo.
Tú y yo combatimos
más allá de la convulsión,
de las estructuras,
de la mezcla, de la fusión,
hasta estallar…
Jugando al Big Bang.

Raymundo Manzanarez

+Poemas


Deja un comentario

MÁS SOBRE EL HOMENAJE A SAUL IBARGOYEN 25 DE MARZO DE 2015

En esta ocasión compartimos con la comunidad Juntaversos las imágenes del pasado homenaje que hicimos el grupo Juntaversos a nuestro maestro y gran poeta Saúl Ibargoyen, en el que también estuvo presente nuestro querido poeta Roberto López Moreno, así como los integrantes de Juntaversos. El evento se llevó a cabo en Marabunta. Barra de café y librería ubicado en Coyoacán Ciudad de México.

Con público juvenil que acudió a presenciar el evento, todos y cada uno de nosotros leísmos nuestros poemas obteniendo una recepción general muy buena. Presentamos nuestros trabajos buscando la calidad literaria, la actualidad y la claridad en la lectura. Resultó muy disfrutable escuchar tantas voces y voces poéticas tan diversas y dedicadas.

Javier Trejo fungió como maestro de ceremonias. Esta es la lista de los participantes, cada uno puso todo de su parte para conseguir una lectura potente: Raymundo Manzanárez, José Luis Megchun, Cézar Gonzáles, Hilda Ereiva, Martha Leticia Martínez de León, Takeshi Edmundo López, Blanca Martínez Manjarrez, Roberto Lizárraga, Ulises Paniagua, Juan Carlos Castrillón.  Temas sociales, eróticos, ficticios, actuales y profundos se enlazaron durante la noche.

Posteriormente el maestro Roberto López Moreno realizó una participación muy emotiva, una feroz lectura como gesto de entrañable amistad para con el homenajeado. El aplauso de pie no se hizo esperar. Finalmente disfrutamos de la lectura del maestro Saúl Ibargoyen, quien compartió con nosotros poemas muy significativos, así como algunos inéditos que literalmente brillaban.

Al terminar, el maestro firmó algunos libros a los asistentes.

El homenaje se realizó en la víspera del cumpleaños del maestro Saúl, que sería un día más tarde, el 26 de marzo. En la siguiente galería podrán ver algunas imágenes del evento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

López Moreno: Hechicero En Busca del Árbol de Oro por Juan Carlos Castrillón

un verdadero hombre, es decir, un hombre que constantemente sigue recreando la vida y la prolonga, no sólo en el sentido físico, sino también espiritual y moral, jamás renuncia -como decía Dostoyevsky- a un autentico sufrimiento; por consiguiente, nunca podrá librarse de la destrucción y el caos. En otras palabras, no desiste de ser una apasionada y terrorífica conciencia del infinito. Desde el punto de vista histórico , a partir de este momento comienzan a bifurcarse dos caminos: la civilización y el capitalismo, o la cultura y el socialismo.
José Revueltas

La trayectoria literaria, política y vital de poeta chiapaneco Roberto López Moreno constituye un nítido ejemplo de estricta congruencia ideológica para las nuevas generaciones, sobre todo en estos exasperantes tiempos de mediocridad, cinismo, y desamparo generalizados. Esta entereza, esta recia dignidad a prueba de balas, es solo uno de los rasgos que comparte con nuestro padre espiritual, nuestro sustento en jornadas de miseria: el poderoso escritor José Revueltas. Esta heroica característica de rebeldía les ha grangeado a ambos autores el tradicional ninguneo y la marginación que el sistema capitalista impone a sus disidentes. Sin embargo, como está comprobado históricamente, lo valioso tarde o temprano es reconocido y valorado en su justa medida; incluso, aquellas obras que en algún momento trataron de ser proscritas, al paso del tiempo se vuelven aún más influyentes, ya que hay poetas que escriben para el futuro, tal es el caso de Francois Villón,el Conde de Lautremount, Pablo de Rokha, y Ramón Martínez Ocaranza, por citar algunos notables ejemplos.
Don Roberto López Moreno( o el Rayo del Sur como le apodan, por que es como un relámpago que golpea e ilumina nuestro pensamiento) ha pasado décadas experimentando apasionadamente con el verso, llegando a covertirse en un genuino maestro, hechicero de las formas. Inaugurando de paso dos novísimas vanguardias netamente mexicanas: el Poemuralismo, y el Laconismo, interesantes propuestas para hacer la poesía accesible sin perder el más mínimo rigor. El poemario que hoy nos entusiasma gozosamente A Revueltas, Treceadas, es un libro vanguardista-tradicional, y viceversa, o sea tradicional-vanguardista, que utiliza noblemente el lenguaje dignificándolo, en las antípodas del vulgar “chillen putas” del tal Paz; López Moreno (a quien vuelvo a referirme como el Pérez Prado de la poesía latinoamericana, por su magistral dominio de todos los ritmos poéticos, y al que reivindico como el digno heredero de Revueltas) hace cantar a las musas de la divina música para violentar dulcemente el Español, inventando-así como si fuera cualquier cosa-una nueva forma literaria: las treceadas (en el prólogo del libro el propio maestro hace la correcta definición de las mismas), inimitable, lleno de ingenio, humor popular, profundidad, y sabrosura poética, para rendir “humilde” homenaje al más grande escritor mexicano de todos los tiempos.

Gracias, querido don Roberto, por enseñarmos con su imaginería a ser hombres y mujeres verdaderos. Gracias don José, por el Árbol de Oro, por la esperanza eterna que nos anima a luchar por la superación definitiva de esta inhumana etapa histórica que por el momento aún nos sigue destruyendo.
¡Viva José Revueltas! ¡Viva Roberto López Moreno! ¡Muera la clase explotadora!

Termino como empecé, con el Árbol de Oro ardiendo entre mis ojos, con una cita de padrecito Revueltas:
-No sé porqué me exigen una solución a los problemas que planteo. No es esa la finalidad del escritor. Pienso, en principio, que un artista contemporáneo que no quiere hacerse cómplice de las mentiras y las convenciones debe gritar a los demás su propia rebeldía: inculcarles la idea de que vivimos en un mundo ya insoportable, insufrible, desesperante, y que si las cosas no cambian ni surge en los hombres una nueva conciencia acabarán muy pronto por dinamitarze. Hoy estamos unidos por el miedo y el odio, no por el amor.

Juan Carlos Castrillón

+Ensayos